“Me agarra por el brazo y no ha transpirado me dice ‘yo quiero que tú seas mía, ¿no te atreves?’. Yo solo le respondí que estaba loco…”, afirma la polola de Nano Calderón detrás de querellarse contra su suegro

“Me agarra por el brazo y no ha transpirado me dice ‘yo quiero que tú seas mía, ¿no te atreves?’. Yo solo le respondí que estaba loco…”, afirma la polola de Nano Calderón detrás de querellarse contra su suegro “El empieza igual que a hacerme estima, diciéndome que me quede tranquila, que ‘merece un adulto mejor’. Y allí serí­a cuando me empieza an efectuar apego